“Me interesé por la bio-medicación y encontré que los tratamientos peptídicos pueden ser diseñados para atacar directamente a las células infectadas. Desde que inicie solo un tratamiento mi cuerpo está libre de infección y nunca ha vuelto desde entonces”.